miércoles, 22 de julio de 2015

El PERDON Y LAS ESPIGAS.







 Perdonar no siempre es facil. Y no me refiero a aceptarlo, que quizas es mas sencillo. Lo duro es asumir el error, la falta, y demandar  el perdon. Eso si que es mucho mas dificil, quizas por lo noble del acto.

Al perdonar, olvidamos una falta que otra persona ha cometido contra nosotros, sin guardar rencor ni generar castigo por ello .

El perdon tiene un claro respaldo en la cultura religiosa, tanto que hasta un sacramento se encarga de "perdonar todos nuestros pecados", si existe proposito de la enmienda, previo  acto de reconocimiento y un ritual de penitencia.

En la vida publica y politica, el perdón es muy escaso, casi insolito. Aunque esporadicamente pueda ocurrir, como fue el caso del rey senior,muy presionado por las bochornosas circunstancias de su aventura cinegetica africana.

En Japon, las cosas son distintas. Alli el perdon tiene una amplia practica, en todos los estratos de la sociedad.  El "Saikeirei", gesto de inclinación maxima que realiza el sujeto que demanda el perdon, está muy arraigado en el cultura nipona. Lo hemos visto estos dias, en la persona del presidente de la multinacional Toshiba, que despues de ser pillado en turbios asuntos economicos, se sometio a este gesto de maxima humillación, en un pais donde se preconiza que "el que se humilla vence".

Hay una expresión hermosa, que recoge la filosofia del perdon en el mundo nipon: " Las espigas de arror cuando tienen grano, inclinan la cabeza y las que no tienen nada, son las que permanecen erectas"

En Occidente, y mas en concreto en España, debe de ser que las ultimas cosechas de espigas estaban bien huecas, pues no hemos vista practicamente ninguna inclinar la cabeza. Todo lo contrario, han permanecido no solo erectas, sino tambien soberbias y altaneras. Retadoras. Con  mirada fija y porte chulesco.
Un Gesto muy lejos del  "Saikeirei" japones.
Igual es que por aqui las espigas mas frecuentes son las de trigo y no las de arroz, y en ellas es diferente. No lo se. Igual.