domingo, 28 de septiembre de 2014

EL REY LEON










Un safari por África es una oportunidad de aprendizaje constante. Cada día que amanece te sorprenden  cosas nuevas. Es como esos reportajes del “National Geographic” de la tele, pero contigo de cuerpo presente, no despanzurrado en el sofá del salón de casa.

Un montón de animales salen a tu encuentro y tu al de ellos, a veces con una osadía más propia de Harrison Ford en sus tiempos mozos, que de un ciudadano normal de provincias. Y entre ellos el que más te entusiasma es el león. 

Quizás porque le recuerdas de los tiempos de Walt Disney, siendo el rey, con su larga melena y su corte de aduladores alrededor. O porque también lo has visto en algún musical donde era con mucho el mas ligón. Las leonas, son otra cosa. Siempre cazando, trabajando para la prole, siempre en grupo, comadreando. No impresionan tanto. Pero EL, con su melena, su porte y su mirada, la verdad es que impresiona un montón.

Pero luego ves que el asunto queda en nada, en pura fachada, que el macho leonino tampoco es para quitarse el sombrero. Vulgar y corriente. Yo diría que peor incluso que el macho humano. 

Hace unos días tuve la oportunidad de ver en vivo y en directo algo que parece ser poco visible para los ojos humanos: La copula de una pareja de leones. Macho él y hembra ella. Después de un largo galanteo, y cuando ya habíamos perdido la esperanza, llego el clímax. Ella se puso y él se monto encima. Decepción total en el graderío. El tiempo justo de hacer “Click” al botón de la máquina de fotos y se acabo. Unos pocos segundos. ¿Pero cómo iba a ser un vulgar eyaculador precoz el gran rey de la selva?  

Y vino la docta explicación: El león repite sus copulas unas 30 veces al día, siempre muy breves. Y lo hace con esa frecuencia durante varios días seguidos. El fin es la fecundación de la leona y casi siempre se logra. Así funciona la naturaleza, con un sentido práctico de la biología. Los prolegómenos, las caricias, los juegos, el erotismo, las fantasías…..eso es cosa del “homus erectus” (nunca mejor dicho) pues para procrear con unos segundos es suficiente.

Después de la explicación, la verdad es que volví a ver al león con ojos diferentes, pues aunque breves, muy breves, a ver quién es el macho humano que llega a las 30 veces/día. Volví a recuperar al Rey León de siempre…

domingo, 21 de septiembre de 2014

AFRICA: NATURALEZA, VIDA Y MUERTE.








Había leído en libros de viajes que este continente tenía un olor especial y creo que estaban en lo cierto.  Huele sobre todo a tierra, a una inmensa sabana de llanuras infinitas salpicada de aisladas y coquetas acacias. El ciclo de la vida alterna aquí inmutable sin mediación humana. Los rayos de las tormentas incendian la hierba crecida y seca para rápidamente germinar gramíneas nuevas y verdosas. Un relevo de muerte y vida, una alternancia imprescindible para la subsistencia de flora y fauna.

Y al poco, de repente, la tierra árida permuta en agua: el gran Lago Victoria. Un enorme charco de agua dulce, inmenso, con olas y horizonte, tal fuera el océano que no es, con playas de arena blanca y pescadores tirando sus redes, sudorosos, con ese olor a cuero viejo que impregna su humana presencia y sobre todo niños, muchos niños de sonrisa amplia y mirada empática. ¡Como seduce la cara de  esos niños!

Huele a sangre de la caza por la supervivencia. La cebra descuartizada saciando el apetito de la amplia manada de hienas o leones una vez finalizada la lucha a muerte, salvaje, pero necesaria. Llega el hedor de unos restos de carroña que son festín para una familia de buitres y se palpa el miedo de la enorme manada de ñus, alineados en interminable filas, en búsqueda de  fresca hierba, en constante emigración, sabiendo que algunos de ellos pagaran el duro precio de acabar en las fauces de  cocodrilos que aguardan mimetizados y quietos a los márgenes de los ríos.

Una rutina cotidiana de supervivencia, de lucha para saciar el hambre, que pone su epilogo cada jornada, con un ocaso cada día más hermoso, con un sol desmoronándose y escondiéndose para brotar fuerte en el nuevo día.

Enormes rebaños de vacas y ovejas pastoreados por la tribu nómada más emblemática: los Masai. Altos, flacos, desgarbados, danzando, brincando y agradeciendo una propina por dejarse fotografiar sus piruetas. Ellos también han aprendido que nada es gratis incluso en estos remotos lugares del planeta.

Animales, tierra, lagos, sol, estrellas…naturaleza y vida en estado puro, eso es África. Pero en este continente también hay muerte y drama. La muerte necesaria para la subsistencia de la fauna depredadora y el mantenimiento  de las especies.  Pero ha ido surgiendo otra muerte más cruel, que se ceba con hombre, mujeres y niños.  Unas poblaciones vulnerables por su pobreza extrema y su imposibilidad de acceso a recursos terapéuticos minimos.

No solo la malaria es endémica y causa estragos sino que han surgido otros enemigos más sutiles y mortíferos. El virus del Ebola ha castigado periódicamente al continente, pero nunca con la virulencia que lo está haciendo ahora en los países occidentales. La parte oriental (Kenia, Tanzania….) ha reaccionado cerrando fronteras y de momento permanece indemne. Sin embargo, no pudieron evitar otro enemigo que ha diezmado su población durante los últimos años: el sida. Se calcula que hasta el 80% de la población es portadora del VIH en algunas zonas y los antirretrovirales aquí son un lujo inalcanzable. Ha habido una altísima mortalidad de gente joven en una población que ronda una esperanza de vida de unos 55 años. Eso ha desembocado en otro drama más: una altísima tasa de orfandad.

En mi reciente viaje a estas tierras, la experiencia más dura fue la visita a un orfanato en una aldea keniata, al lado del lago Victoria. 150 niños/as  bajo la tutela de una heroína: Mrs. Jane, una viuda de 45 años, que junto a su hijo de 18 y un puñado de voluntarios se han empeñado en luchar para que esos niños tengan educación básica, alimentación y un futuro. Sus padres fallecieron de sida, y no parece que las ayudas oficiales lleguen suficientes. Aquella mujer fuerte, robusta como un árbol, rompió a llorar cuando  comento que sus “hijos” están al borde de la hambruna. Ellos, como todos los niños africanos, solo se preocupaban de cantar y bailar para nosotros, sus huéspedes, a los que de forma seductora iban invitando a participar en sus bailes y aplausos.

Cuando ves y oyes aquello, nuestra “crisis” y problemas suenan a broma macabra. Ellos con un puñado de dólares montan una escuela y dan de comer a toda esa tropa. Pero no vimos ni una sola cara de aquellas criaturas que no estuviera contenta y encantada por la visita de unos “blancos” con sombreros. Para ellos, unos tíos muy raros.